244 aniversario de la Colonia de Fuente Palmera, discurso final del acto del Partido Popular

6 julio 2011

Un año más la Colonia se reúne para festejar la conmemoración de su fundación.

Hace 244 años familias de media Europa se establecían aquí, dando inicio a una especie de experimento sociológico, pues las diversas procedencias de los primeros habitantes pusieron a prueba la convivencia. Lo único que tendrían en común sería que tenían que ser católicos.

Desde luego fue también un reto para los primeros colonos, el empezar a buscarse la vida en una zona deshabitada y lejos de sus orígenes. Pero, probablemente por las suertes o por lo que significaba ser colono, y pionero en definitiva, se atrevieron a dar el paso inicial.

Esta fiesta y esta conmemoración, ha de ser para recordar esos retos y esas adversidades vencidas ya, además de todas las que se han ido sorteando durante estos 244 años hasta ahora por todos los vecinos de la Colonia, presentes y pasados.

Esta conmemoración ha de servir para recordar que no somos los primeros, ni seremos los últimos, pero que en cualquier caso, somos personas que debemos movernos con un afán y con un ideal. Y como parte de las sociedad repercutiremos sobre nuestros convecinos. Y que como parte que somos cada uno de nuestra Colonia, somos responsables de afrontar cada uno nuestras adversidades y nuestras metas, para que este “experimento”, esta “colonización” que todavía sigue vigente, mejore cada vez más en niveles de concordia, convivencia y bienestar.

Si alguno de los colonos levantara la cabeza, si alguno de nuestros ascendientes contemplara su antes y nuestro después, estaría bien que nos envidiara por los valores morales, que no dependen del tiempo (ni del espacio) que Fuente Palmera puede reflejar hoy, y que lo hace a través de los nombramientos y de las personas que han recogido hoy este premio.

También estoy seguro, que algunas de las cosas y problemas que hoy en día intentamos abordar, algunas disyuntivas que provocan hoy enfrentamientos absurdos, faltas de vecindad y de hermanamiento, falta de soluciones elocuentes y de buena voluntad, muy probablemente causarían un apenamiento de aquel colono que nos viera.

Por eso, debemos tener una gran altura de miras, debemos abrir nuestra razón y entedimiento,  y nuestro corazón, para no centrarnos en nosotros mismos, no ser individualistas, e intentar contemplar nuestro papel responsable dentro de una sociedad, que no se extiende sólo en los límites de nuestra historia personal, sino que es mucho más amplio y que no está basado en términos cuantificables.

De hecho, a los exitos y la satisfación personal de cada uno de los nombrados y premiados hoy, no se les puede estipular ninguna medida, y es obvio no obstante, que lo que han perseguido y conseguido, y lo que para cada uno de ellos ha supuesto, es un referente para todos nosotros que hoy le rendimos homenaje.

Por lo tanto, sólo puedo dar las gracias y la enhorabuena a cada una de estas personas en nombre de mi grupo y el mío propio, animándolos a que sigan siendo colonos de altura, sabiendo bien lo que significa esa palabra y conociendo bien la implicación que conlleva. Tenéis todos vosotros nuestro apoyo y reconocimiento total, en cuantos proyectos y retos emprendáis, ya que vuestro trabajo y vuestros éxitos, lo son para todos, lo son para Fuente Palmera.

 


Escribir un comentario

Tu direccion de correo electronico no sera publicada. Los campos obligatorios estan marcados con asterisco *

Puedes usar codigo HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>



QR Code Business Card